… y la obligación de parecerse

Comprendo que en medio de aburridos actos protocolarios la cámara vuele tras la anécdota, pero lo que «sorprende» es el trabajo de documentación para acompañar a la noticia:

Sin haberlo pactado así, las conselleiras de Facenda y de Sanidade acudieron con el mismo vestuario a la entrega de las medallas Castelao.

Las políticas llevaban una falda calada y un top de seda de la firma gallega Adolfo Domínguez.

La falda costaba 134 euros, pero ahora en rebajas se vende a 89, y el precio de la blusa ha caído de 108 a 59 euros.

Igual es ironía encubierta, por esto de baremar la austeridad, y tal vez eligió la palabra «vestuario» por las connotaciones: trajes necesarios para una representación escénica. O también puede que sean amigas del diseñador gallego y estén haciendo país.

Aparentemente es más cómodo usar el mismo disfraz vestuario (foto de abajo) pero como no daban para la anécdota nos quedamos sin saber el origen y los precios.

La obligación de diferenciarse y la de parecerse… ¡todo tan mediocre!

 


Isabel Iglesias

Experta en análisis estratégico y dinamización de la información. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera... Productora y guionista. Desde 2009 uniendo Cine e Investigación para contar esas nuevas realidades por descubrir como la película Máscaras. En desarrollo dMudanza, componiendo la polifonía de voces de reflexión de la ciudad.

1 comentario

La obligación de diferenciarse | IG · 18 julio, 2013 a las 8:49

[…] Publicación original: enIgualdade […]

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *