Tener poder para poder hacer

El creciente descrédito de las instituciones y círculos políticos nos lleva a una peligrosa espiral de escepticismo y aceptación. “Es lo que hay” (nos) decimos tratando de eludir la propia responsabilidad en lo que ocurre. Tal vez por eso, cuando algo se aparta de la “normalidad” lo calificamos de excepcional Leer más…